22
Ago

Marketing Cosmos o en otras palabras, como controlar el Caos.

Muchas compañías y marcas dirigen las actividades de comunicación y mercadotecnia y las producen en un momento previo dependiendo de las ideas y necesidades. Durante el curso de esta operación surgen varias soluciones diferentes que luego se convierten en caos cósmico. Al elegir muchas rutas, además de los accesos directos, es difícil encontrar una sola. Y es aún más difícil tener éxito. La mejor cura para el caos del marketing es la estrategia.

Para controlar la situación, debe responder las preguntas: dónde estoy y adónde quiero llegar. Primero, comenzamos con el análisis FODA. Es necesario comprender a fondo y tener conocimiento sobre su marca y su entorno, así como las oportunidades y amenazas asociadas con ella. Aquí, lo más importante es ser honesto contigo mismo.

Más adelante, nos preguntamos qué caracteriza a los clientes, qué les gusta, qué les molesta, cómo pueden desarrollar escenarios de venta. En qué medida nuestros servicios y productos cumplen con las expectativas del mercado. Avanzamos suavemente para verificar la competencia, cada vez más cerca. En esta etapa, vale la pena pensar en decodificar la comunicación de estas marcas y tratar de predecir sus próximos pasos.

Cuando sabemos dónde nos encontramos, cuáles son nuestros pros y contras y quiénes son nuestros competidores, podemos intentar predecir nuestro lugar en el futuro. Al establecer objetivos, comenzamos a corto plazo: en tres meses, en seis, en un año. Pero tenemos que pensar en lo que sucederá dentro de cinco años también. Solo conociendo el punto de partida y el punto final podemos comenzar a planificar el camino a seguir. Sin embargo, el diablo está en los detalles. Entre nuestras intenciones y nuestras capacidades reales hay un espacio muy importante llamado brecha estratégica. Su aptitud define y planifica una manera de hacer realidad nuestros objetivos.

Ahora, con la conciencia tranquila, podemos seleccionar las herramientas de marketing y desarrollar el proceso creativo. Todo lo que hemos hecho con prisa se reemplaza por una acción reflexiva que se extiende a lo largo del tiempo, dirigida con precisión para lograr el objetivo.

A veces, incluso la empresa más experimentada pierde la pista. Por lo tanto, es aconsejable utilizar los servicios de una agencia que no solo tiene la experiencia, sino que, sobre todo, puede llevar a cabo el proceso de forma objetiva.